Novedades

En diez días saldrá la cerveza combinada con el alfajor Capitán del Espacio

Hace más de 6 mil años, allá por el río Tigris y Éufrates se descubrió por casualidad el proceso de  fermentación de la bebida más vendida en el mundo, y a partir de allí se le atribuyó un proceso divino a su creación. Es por eso que el término “cerveza” proviene del Celta-Latino “cervicie” que quiere decir “para servir a Ceres”, la diosa de los cultivos y los cereales.

Se dice que en Egipto el dios Osiris creó la cerveza como una bebida de origen divino, y se dice también que acá, en el sur del conurbano bonaerense, se le atribuyó el mismo tinte de divinidad a una combinación que todavía no fue probada, pero que ya entusiasmó a miles de personas que esperan ansiosamente disgustar la unión entre la cerveza negra y el famoso alfajor Capitán del Espacio.

Tres son las cervecerías de Quilmes que llevan adelante ésta mezcla: Guten Bier, Piu Bella y Brescia, que emprendieron dicho desafío luego de que el periodista Harry Salvarrey tirará la idea sobre la mesa después de visitar una de las plantas.

“La idea le surgió a Harry, con la intención de que ésta cerveza sea para homenajear a zona sur, con uno de los alfajores que genera más fanatismo”, señaló Joaquín de Guten Bier en la mañana de “Buenas Influencias” por Fm Roka.

¿Será que a partir de ahora tendremos que relacionar más a la querida “birrita” con las cosas dulces? Porque aunque por lo general asociamos a la cerveza con el típico plato de aceitunas, la picada del domingo, o a las papas fritas y los maníes, hay que decir que nos olvidamos de un detalle, y es que la cerveza también va de la mano con lo dulce. De hecho, se dice que para los amantes de ésta bebida y los fanáticos del chocolate, no hay combinación más extraordinaria para el paladar que un alfajor negro con una cerveza negra, ya que ambos están compuestos con agua y cereales. Es por eso que al tomar y comer un alfajor, se neutraliza la galletita, y tanto el chocolate, como el dulce de leche, se distinguen mucho más.

“Más allá de que todavía no probamos como quedó la mezcla, por el hecho de que todavía está en proceso de fermentación, esperamos que quede muy bien, para que la gente la pueda disfrutar por los bares de zona sur”, sostuvo Joaquin de Guten Bier.

Para los ansiosos hay que decir que ahora solo queda esperar algo así como diez días para  escuchar el sonido tan peculiar del envase al abrirlo o para visualizar esta cerveza caer y de fondo un hipnotizante burbujeo. Todo para que al finalizar puedas tomar entre tus manos ese vaso cargado de esta bebida MADE IN QUILMES, denominada “Poter del Espacio”,  y te deleites al descubrir su gusto,  dando el primer trago de un viernes por la noche.

Alan Mansilla